domingo, 4 de septiembre de 2011

La Fuerza Aérea Ecuatoriana va de Compras


4 de septiembre de 2011 (www.fuerzasmilitares.org).- El 15 de agosto pasado explotó el sistema eyector de un recién llegado avión Cheetah. El mayor Galo Fernando Álvarez, un veterano comandante de Mirage F1, resultó herido. Afortunadamente, Mike Weingartz, el piloto sudafricano que iba en el asiento de atrás, logró aterrizar de emergencia en Taura. Es la segunda vez que un equipo de vuelo recién llegado a la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) sufre un accidente. La primera vez fue en Quito, hace dos años, cuando durante una exhibición cayó a tierra un helicóptero Dhruv, salvándose milagrosamente los pilotos. En ambos accidentes el alto mando ha hecho referencia a circunstancias fortuitas como causas de los mismos. ¿Es peligroso el material que está comprando la FAE? ¿Es necesaria la adquisición de tantas aeronaves?

Fuerza debilitada 

En 1982 cuando el presidente Osvaldo Hurtado Larrea presidió la ceremonia de incorporación de 12 aviones israelitas Kfir C2 se completaba un proceso de modernización de la Fuerza Aérea Ecuatoriana que se había iniciado en 1976. Entonces gobernaba un Consejo Supremo de Gobierno integrado por un representante de cada una de las ramas de las Fuerzas Armadas.

Así en 1977 llegaron desde Inglaterra 12 aviones Jaguar MK1, inaugurándose la era de la aviación supersónica en el Ecuador. Tres años más tarde y desde Francia aterrizó otra docena de aeronaves conocidas como Mirage F1. Con los 36 cazabombarderos en línea de vuelo, la FAE se ubicó entre las más poderosas Fuerzas Aéreas de Latinoamérica.

El tiempo no pasó en vano y ya para 1985 parte de la flota requería de un repotenciamiento. Los problemas políticos entre el presidente Febres-Cordero y la FAE aplazaron la decisión, perdiéndose incluso un par de aviones en sendos accidentes cerca de la base aérea de Taura.

En 1995 la flotilla Mirage F1 se cubrió de gloria durante la Guerra del Cenepa al derribar a dos aviones Sukhoi peruanos en lo que se convirtió en el primer y único combate aéreo supersónico que ha tenido lugar en Sudamérica. Por ello el 10 de febrero de cada año se celebra el día de la aviación de combate en el Ecuador.

Pero los laureles se marchitaron y uno a uno los aviones fueron quedándose en tierra. Unos, los Jaguar, por su elevado costo de operación y mantenimiento; otros porque los motores cumplían sus máximos de servicio. Hoy, de esa flota inicial, solo unos Kfir –repotenciados luego del último conflicto con Perú– están aptos para volar.

Del Mirage F1 al Cheetah 

En 2010 y tras 31 años de servicio, los Mirage F1 fueron retirados del aire como héroes en ceremonia especial en Taura. La consecuencia lógica fue que los pilotos del Escuadrón de Caza 2112 también dejaron de volar.

Paralelamente y tras el ataque sorpresivo de Colombia a un campamento guerrillero en territorio ecuatoriano, en marzo de 1998, nació la necesidad política de mantener operativa a nuestra fuerza aérea, con ánimos disuasivos. Entonces y con alta dosis de polémica interna el país aceptó la donación de seis supersónicos Mirage F50 venezolanos. Esos habían sido dados de baja en ese país por la vetustez de sus componentes y tras un par de accidentes.

Parte del escuadrón Mirage, el mayor Galo Álvarez incluido, viajó a Caracas para entrenarse en el manejo de las naves venezolanas que eran más viejas que nuestros retirados F1.

Sin embargo y a pesar de los años, estaban aparentemente en mejores condiciones de vuelo.

En la práctica esos aviones “bolivarianos” lo que menos han hecho es volar sobre el cielo ecuatoriano. La estrategia al aceptarlos se sustentaba en que ese material se convertiría en una magnífica fuente de repuestos para los aviones sudafricanos Cheetah, que ya estaban en negociación.

Es que justo en 2008 Sudáfrica tomó la sorpresiva decisión de dejar en tierra toda la flota de Cheetah, que estaba programada para volar al menos hasta 2012 ó 2015. Esos aviones recién en estos días están siendo reemplazados por modernos Saab JAS 39 Gripen de fabricación sueca. El gobierno sudafricano justificó la inesperada medida aduciendo elevados costos de mantenimiento. Pero en los foros aeronáuticos trascendió que lo que faltó fue pilotos: entre 2005 y 2008 más de 90 pilotos y más de 800 técnicos de esa fuerza aérea se fueron a trabajar a otros países, sobre todo a Australia.

Los expertos consultados coinciden en que a Ecuador los Cheetah le cayeron como anillo al dedo. Tenemos pilotos capacitados y logramos con ello mantener una capacidad de respuesta aérea respetable en la región. “El Escuadrón Cheetah 2112 es el heredero del Escuadrón Mirage F1 que tantas glorias dio a la FAE… Nos dio el dominio indisputado e indisputable en los cielos del Cenepa”, comenta Juan Carlos Elizalde. Mientras para Alejo Jiménez, “Los Cheetah no son aviones nuevos pero la alta tecnología manejada por Sudáfrica –que diseña y construye aviones– me parece que garantiza que son aeronaves que están en muy buenas condiciones y poseen aviónica muy actualizada. Creo que por el momento nos caen súper bien”. Ambos son exaviadores y se mantienen cercanos a oficiales activos de la FAE.

Los 12 Cheetah adquiridos a Sudáfrica han costado 74 millones de dólares y la FAE es la única fuerza aérea del mundo que los opera. El precio incluye cinco años en que la compañía vendedora se compromete a mantenerlos operativos. ¿Por qué el Cheetah? Por su compatibilidad con los Mirage remanentes y porque un solo avión nuevo de última generación supera ampliamente los 100 millones de dólares.

Solo la investigación determinará si el accidente de Taura se debió a fatiga del material, a un error de tripulación o a falla de ensamblaje. Hasta tanto, el mayor Álvarez, que el día del accidente planificaba ya el cumpleaños de su hijo Fernando, escribió días después en su Facebook: “Gracias mi Dios por permitirme vivir para abrazar a mi pequeño bebé y decirle hoy: hijo amado felices tres añitos... Eres y lo serás todo en mi vida. Te amo”.

Brasil e India 

Mucho antes de los supersónicos, el Ecuador adquirió en Estados Unidos una flota de aviones tácticos Cessna A37-B que hicieron base en Manta. Uno de ellos también subió al pódium durante la guerra de 1995. Tras ser alcanzado por artillería peruana y con las alas rotas, el teniente Manolo Camacho logró aterrizarlo en Macas.

Pero tras casi cuatro décadas en el aire la hora de estacionarlos llegó. La alternativa vino desde Brasil. El Embraer 314 Super Tucano, es un turbohélice diseñado para el ataque ligero, contrainsurgencia y entrenamiento avanzado de pilotos. Está provisto de moderna aviónica y avanzados sistemas de armas. Actualmente lo usan Brasil, Colombia, Ecuador, Chile y República Dominicana. Próximamente llegarán a Perú y Guatemala.

El Super Tucano es ideal para cuidar la difícil frontera norte y por ello se han desplazado a Lago Agrio, Manta y Macas. En principio se ordenaron 24 unidades pero se compraron 18 con una planilla de 202 millones de dólares, la más alta inversión realizada.

También en Brasil y tras pagar 28 millones de dólares la FAE compró un Embraer Legacy 600 con configuración ejecutiva y exclusivamente para el transporte del Presidente de la República. El avión tiene pintada la matrícula FAE051, aunque cuando vuela se identifica como FAE001.

Otra ala rota de la FAE era el escuadrón de rescate. Los helicópteros asignados, en su mayoría norteamericanos y franceses, permanecían más tiempo en los talleres que en el aire. De hecho la última compra masiva se efectuó hace más de 15 años y consistió en una decena de Bell TH57. La compra no estuvo exenta de polémica ya que se denunció que se prefirió comprar helicópteros usados que tras su repotenciación llegaron a costar casi un millón de dólares cada uno, una cifra similar a las ofertas de helicópteros nuevos en esa época.

La renovación llegó desde la lejana India, con los no menos polémicos HAL Dhruv. Los siete helicópteros costaron 51 millones de dólares tras un ajustado concurso ganado por Hindustian Aeronatics Limited. Era la primera vez que helicópteros indios aterrizaban en Latinoamérica. Antes de Ecuador, Chile llamó a un concurso similar y se decantó por los norteamericanos Bell argumentando tener una tecnología más afín. Otras fuentes no descartaron la presión de Washington en la decisión chilena. La Fuerza Aérea de Chile basa su poderío en 62 cazabombarderos norteamericanos.

Para mala suerte de la FAE, un giro inadecuado a baja altura realizado por el copiloto de uno de los Dhruv durante un festival aéreo en Quito, a pocos días de haberlos incorporado, terminó con el aparato en la mitad del aeropuerto Mariscal Sucre, frente al vicepresidente Moreno y a todo el alto mando.

De los siete adquiridos, uno tiene configuración civil y está destinado a la Presidencia de la República. No se han reportado nuevos incidentes con este material.

En las perchas chinas 

Aprovechando las buenas relaciones con China, la FAE encomendó cuatro radares para cuidar la frontera norte. El paquete costó 60 millones de dólares.

En el mercado chino también se buscó reemplazo para los “prehistóricos” AVRO HS748, ingleses. Los primeros fueron recibidos por el presidente Velasco Ibarra en 1970. A pesar de la escasez de repuestos, la maravillosa máquina ha transportado a 18 mandatarios, Rafael Correa incluido.

En el carrito de compras estuvieron los MA60 de Xian Aircraft. Para un par de ellos se presupuestó 38 millones de dólares con un préstamo chino. “No nos pusimos de acuerdo en las características técnicas de las aeronaves”, reveló el ministro de Defensa Javier Ponce. Este modelo de avión hizo su primer vuelo en el 2000, pero hasta abril de 2010 solo se habían fabricado 41 unidades. En su corta existencia ha estado involucrado en cuatro accidentes, incluida una caída al mar en abril de 2011 con 27 personas abordo en Indonesia. En Sudamérica dos de ellos tiene Bolivia. Una segunda opción puede ser el español CASA, ya usado por la Aviación del Ejército.

Los planes de la FAE avanzan hasta 2030 e incluyen aviones de cuarta generación, aunque de segunda mano. Un ejemplo lo dio Chile al adquirir una flota de aviones F16 usados en Estados Unidos y en Holanda.

Aviones ultramodernos están a la venta en India, China, Francia, Inglaterra, Rusia, Brasil y Estados Unidos. Pero según refiere la página fuerzaaerea.net, “Hay que tomar en cuenta el armamento que posean para ver si pueden ser utilizados en otras naves de combate, ya que de esta manera se ahorran divisas para el país”.

Hasta tanto volarán los Cheetah y continuará el upgrade de los Kfir para que puedan volar unos cuantos años más. En resumen, la nueva FAE ha costado hasta ahora casi 400 millones de dólares y las compras continuarán. ¿Gasto o inversión? En el cielo pronto estará la respuesta.

18 emb 314 super tucano. Lleva bombas convencionales e inteligentes. Brasileños, destinados al ataque ligero.
US$ 11,2 millones cada uno.
7 HAl Dhruv. Desarrollado y fabricado en India. Puede llevar misiles antitanques o antibuques, misiles aire-aire, y ametralladora de 20 mm. US$ 7,3 millones cada uno.
4 radares chinos para la frontera norte. Dos YLC -18 de largo alcance (439 km) y dos YLC-2V de mediano alcance (240 km). US$ 15 millones cada uno en promedio.
12 atlas cheetah . Versión sudafricana del Mirage. Velocidad: 2.338 km/h. Altura de vuelo 51 mil pies. Lleva 4 toneladas de carga bélica externa. US$ 6,2 millones cada uno.
6 mirage 50. Franceses. Dados de baja por la Fuerza Aérea de Venezuela. Regalados al Ecuador en 2010. Servirán de repuesto para los Cheetah.

Cazabombardero híbrido 

La historia de los Cheetah sudafricanos empieza cuando en 1963 ese país compró a Francia más de 70 Mirage III. Debido a la política anti racial que dominaba en Sudáfrica, en los años 70 las Naciones Unidas decretaron un embargo internacional para la venta de armas a esa nación. Entonces optaron por desarrollar una industria aérea propia para mejorar los sistemas de navegación de sus aeronaves. En la aventura contaron siempre con colaboración israelí. Pero fue en 1987 cuando presentaron un Mirage II modificado en un 50 por ciento y que llamaron “Cheetah”. Era una mezcla entre la estructura de un Kfir, el motor de un Mirage 50, el parabrisas del Mirage 2000 y equipado con radar multimodo, computadora de misión y sistema de guerra electrónica. Se construyeron 38 Cheetah monoplazas y 11 biplazas. De ellos 12 (10 monoplazas y dos biplazas) han sido adquiridos por el Ecuador, tres ya llegaron y uno se accidentó.

Poderío Regional 


Fuerza Ecuatoriana 
18 cazabombarderos aire-aire.
8 aviones de ataque a tierra.
22 aviones de entrenamiento.
25 aviones de transporte.

Fuerza Colombiana 
29 cazabombarderos aire-aire.
51 aviones de ataque a tierra.
21 aviones de reconocimiento.
4 naves de guerra electrónica.
1 avión cisterna KC-767.

Fuerza Peruana 
31 cazabombarderos aire-aire.
36 aviones de ataque a tierra.
2 aviones de reconocimiento.
3 naves para guerra electrónica.

Flota supersónica en retirada luego de 34 años 


Jaguar mk1. Los 12 aviones empezaron a llegar desde Inglaterra en enero de 1977. Ofrece gran autonomía de vuelo en condiciones meteorológicas adversas. Fueron retirados hace casi una década.


Mirage f1. Fabricados en Francia. Una docena de ellos entró en servicio en febrero de 1979. Se cubrieron de gloria en el Cenepa al derribar a dos Sukhoi 25 peruanos. Fueron dados de baja en 2010.


IAI kfir c2. Voló por pirmera vez en el Ecuador en marzo de 1982. La FAE recibió 18 aviones, los últimos luego de la guerra del Cenepa. Algunos ya han sido actualizados sus sistemas a la versión C10.

Fuente: Cecilio Moreno - Revista VISTAZO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada